domingo, 26 de marzo de 2017

La salud de tres hermanos holguineros presos y en huelga de hambre se deteriora

La salud de tres hermanos holguineros presos y en huelga de hambre se
deteriora
DDC | Holguín | 26 de Marzo de 2017 - 11:45 CEST.

Los hermanos Anairis y Adairis Miranda y Fidel Batista Leyva,
prisioneros por su activismo contra el régimen en Holguín, cumplieron el
sábado 18 días en huelga de hambre en Holguín. Los tres comienzan a
experimentar un deterioro de la salud, según explicó la madre Maidolys
Leyva Portelles en un programa de Radio Martí.

Adairis fue trasladada a la sala de cuidados intensivos del Hospital
Clínico Quirúrgico en Holguín, hasta donde fue llevada la señora Leyva
Portelles por las autoridades para hacerle saber que la vida de su hija
corría un serio peligro y convencerla para que "hablara con su hija para
que depusiera la huelga".

Un mayor y un teniente coronel que se identificó como "Daniel", le
dijeron a Leyva Portelles que "estaban esperando un paro cardíaco" en
cualquier momento.

Adairis le hizo saber a su madre que no va a deponer la huelga de hambre
"porque ella primero prefiere morir antes que volver a la prisión".

También le pidió a su madre que denunciara que "estuvo 12 días durmiendo
en el cemento pelado porque estaba en la celda de castigo y le quitaron
todo, hasta el colchón". Según Leyva Portelles tenía "marcas de las
esposas en las muñecas".

A su hermana Anairis la pasaron la noche del viernes a la sala de
terapia intensiva del Hospital Lenin, también en Holguín, pero a Leyva
Portelles le impidieron verla porque estaría en peores condiciones de
salud que Adairis.

Un tercer hijo, Fidel, fue trasladado de la prisión La Ladrillera a Cuba Sí.

Según recoge Martí Noticias, la Seguridad del Estado llevó a la madre
holguinera a la prisión de Cuba Sí, donde su hijo se encuentra en un
"régimen severo".

"Mi hijo ya hoy empezó a orinar sangre y tomó la determinación de no
tomar más agua", algo que le comunicó a las autoridades carcelarias. Él
tomó esta decisión por el maltrato que está recibiendo en prisión. "Le
quitaron el colchón, su abrigo, todo, todo", dijo Leyva Portelles.

A diferencia de sus hermanas, a Fidel no lo han llevado a un hospital en
Holguín.

Source: La salud de tres hermanos holguineros presos y en huelga de
hambre se deteriora | Diario de Cuba -
http://www.diariodecuba.com/derechos-humanos/1490525136_29925.html

miércoles, 22 de marzo de 2017

Los afrocubanos son minorías en las universidades y mayoría en las cárceles

'Los afrocubanos son minorías en las universidades y mayoría en las
cárceles'
YUSIMÍ RODRÍGUEZ LÓPEZ | Washington | 21 de Marzo de 2017 - 21:29 CET.

El independiente Comité Ciudadanos por la Integración Racial (CIR)
presentó este martes —Día Internacional de la Lucha contra el Racismo y
la Xenofobia—, ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos
(CIDH), un reporte sobre la situación de las personas afrodescendientes
en Cuba.

El informe, resultado de una investigación del CIR, recoge 187 casos de
violaciones de derechos humanos a personas afrocubanas, indicó a los
relatores de la CIDH Juan Antonio Madrazo Luna, coordinador nacional de
la organización de la sociedad civil cubana.

"Todo lo que hacemos lo realizamos de forma pacífica y dentro del
esquema de valores y principios consagrados en la Declaración Universal
de Derechos Humanos", explicó Madrazo sobre los peticionarios,
ciudadanos afrocubanos "interesados en contribuir a la eliminación del
racismo" en la Isla.

Marthadela Tamayo, quien durante dos años ha investigado e impartido
talleres sobre violencia de género y maternidad precoz en el
asentamiento El Tropical, de San Miguel del Padrón, La Habana, ofreció
información que indica que en Cuba la pobreza y la marginalidad tienen
rostro afrocubano, y que las mujeres son las más afectadas.

En ese asentamiento, donde las personas viven hacinadas en viviendas en
mal estado constructivo, el 95% de la población es negra y mestiza. Más
de la mitad son mujeres, la mayoría jefas de familia que llevan el peso
de la economía doméstica, empleándose como vendedoras ambulantes. Muchas
son madres solteras.

Perjudicados en el mercado laboral

Otro aspecto significativo en el informe es la creciente disparidad
entre población blanca y la afrocubana en el mercado laboral estatal y
privado. Al respecto, la periodista e investigadora Maricel Nápoles
ofreció datos que muestran la ventaja de tener la piel más clara para
obtener empleos que impliquen contacto directo con el público en el
sector turístico y, por tanto, mejor remuneración. En un estudio, de 12
propietarios de negocios privados ninguno era negro. Sin embargo, de 31
mujeres empleadas en Santiago de Cuba como auxiliares de limpieza, solo
una era blanca.

Nápoles abordó además las formas en que el Estado cubano restringe la
posibilidad de crear sindicatos diferentes a los oficiales, y la
represión que sufren los sindicalistas independientes, principalmente
los afrocubanos, que son mayoría en esas organizaciones.

Los testimonios recogidos entre sindicalistas afrocubanos en todos los
territorios del país reflejan que a la represión física y psicológica
sufrida durante las detenciones o encarcelamientos, se suma el
linchamiento moral que implican expresiones como "negro malagradecido,
si a ti la Revolución te hizo gente", entre otras que ofenden la
dignidad humana.

Las violaciones al derecho a la libertad de expresión y opinión, y al
derecho a la libre asociación, también fueron incluidas en el reporte.
Fernando Palacio Mogar informó a los relatores sobre la negativa de
reconocimiento legal del Estado cubano a organizaciones comprometidas
con la lucha contra el racismo, como el CIR, CUBALEX y la Cofradía de la
Negritud.

Además, se restringe el derecho a la reunión con fines pacíficos
mediante operativos policiales, señaló Palacio Mogar. Los periodistas
independientes y activistas sufren detenciones arbitrarias y amenazas de
encarcelamiento. Si son afrocubanos, las detenciones son más violentas e
incluyen insultos relacionados con el color de la piel, aseguró.

El activista y periodista independiente Jorge Amado Robert Vera, víctima
de esos arrestos arbitrarios e intimidaciones, relató su experiencia.

Dijo que el 3 de abril de 2016, cuando regresaba a su provincia,
Santiago de Cuba, desde Matanzas, fue detenido violentamente, amenazado
y despojado de sus pertenencias.

"Me dijeron que me iban a llevar a prisión por un supuesto delito de
difundir noticias falsas y propaganda enemiga", relató. "Durante la
detención, me confiscaron mi computadora personal, una impresora y tres
teléfonos. No se me entrego ninguna acta de ocupación, lo cual me
impidió posteriormente presentar una reclamación legal. Hasta el día de
hoy, no me han devuelto estos implementos", dijo.

Robert Vera señaló que solo pudo recuperar, días después, su ropa y su
billetera. Según dijo, el oficial que lo atendió en ese momento se
refirió a él en los siguientes términos: "Este negro de mierda no va a
publicar más en ningún periódico".

Los relatores quieren visitar Cuba

Los peticionarios presentaron varias solicitudes a la CIDH; entre ellas
instar al Estado cubano a permitir visitas de la Comisión; a revisar sus
marcos jurídicos y conciliarlos con las normas internacionales relativas
a los derechos mencionados, y a actuar enérgicamente para erradicar la
discriminación racial en la Isla.

Esmeralda Arosemena de Troitiño, relatora para Cuba, lamentó la ausencia
de representantes del Estado, porque esta era una oportunidad para
escuchar información presentada por ambas partes. Reiteró la invitación
de la CIDH al Gobierno a posibilitar las visitas in loco que permitan
contrastar la información recibida.

La relatora Arosemena mostró interés por la situación de niños y
adolescentes en las comunidades mencionadas por los autores del informe.

El relator especial sobre Libertad de Expresión, Edison Lanza, expresó
la solidaridad de la relatoría con los periodistas independientes y los
defensores de derechos humanos en Cuba, y su preocupación por leyes que
limitan la libertad de expresión y la defensa de los derechos humanos.
También preguntó por el acceso a la información y a internet de
afrocubanas y afrocubanos.

Margarette May Macaulay, relatora sobre Personas Afrodescendientes y
Discriminación Racial, afirmó conocer de primera mano, por sus visitas
en Cuba, la discriminación de afrocubanas y afrocubanos en sector
turístico, donde quienes ocupan altos puestos o realizan trabajos que
dan acceso a propinas son mayoritariamente blancos.

Las personas negras son quienes limpian el piso, señaló la relatora.
Dijo no entender cómo el Estado cubano puede afirmar que no hay racismo,
y preguntó si existe alguna ley en Cuba que permita denunciar esta
situación y valorar hasta qué punto el Estado incumple sus propias leyes.

En los 10 minutos adicionales que tuvieron los peticionarios para
responder, Marthadela Tamayo describió la situación de niños y
adolescentes en asentamientos marginales. "Los niños andan muchas veces
sin ropa y descalzos. Muchas niñas son madres a los 15 años", denunció.

Maricel Nápoles explicó que, como según el Gobierno cubano no existe
discriminación racial en el sector laboral, tampoco hay leyes para
denunciarla y los ciudadanos ignoran sus derechos. La falta de derecho a
crear sindicatos independientes también imposibilita luchar de forma más
efectiva contra esta discriminación, dijo.

Madrazo Luna señaló que aunque el Gobierno en los últimos años ha
admitido la existencia de racismo y discriminación racial en Cuba,
debido a la presión de la sociedad civil, insiste en el argumento de que
hablar de ese flagelo contribuiría a la desunión nacional, y afirma que
el tema forma parte de una agenda subversiva.

Nápoles cerró esta segunda intervención de los peticionarios con una
frase contundente, que pone en evidencia la situación del racismo en
Cuba: "Los afrocubanos son minorías en las universidades y mayoría en
las cárceles", dijo.

Antes de terminar la audiencia, Margarette May Macaulay solicitó a la
sociedad civil cubana continuar enviando a la CIDH información sobre la
situación de los derechos de los afrocubanos.

Source: 'Los afrocubanos son minorías en las universidades y mayoría en
las cárceles' | Diario de Cuba -
http://www.diariodecuba.com/cuba/1490127459_29819.html

martes, 21 de marzo de 2017

‘A partir de ahora no tienes nombre’ - ser prisionero en Villa Marista

'A partir de ahora no tienes nombre': ser prisionero en Villa Marista
Este jueves será lanzado a la venta el testimonio del inglés Stephen Purvis
Lunes, marzo 20, 2017 | CubaNet

MIAMI, Estados Unidos.- El testimonio del arquitecto inglés Stephen
Purvis que será lanzado a la venta el próximo 23 de marzo cuenta cómo
este hombre que llegó a Cuba como empleado de una compañía extranjera
terminó en el lugar más temido por los cubanos: los calabozos de Villa
Marista.

El periódico The Guardian publicó un resumen de lo que será este libro,
a la venta ya en la web.

A le habían ofrecido un trabajo como director de desarrollo con Coral
Capital, una empresa de inversión y comercio, y decidió mudarse a la
isla con su esposa.

Su tarea era buscar oportunidades de joint venture con el Gobierno
cubano. Los proyectos incluyeron el primer campo de golf que se
construyó en la isla desde la revolución de 1959, y la remodelación del
hotel Saratoga.

"La última vez que vi a Purvis en La Habana fue en 2011, pocas semanas
antes de su arresto, en una fiesta de Año Nuevo (yo había sido el
corresponsal de la BBC en Cuba entre 2002 y 2007), pues la llegada del
Año Nuevo es una gran cosa en Cuba, en parte porque coincide con el
aniversario de la revolución castrista y allí estaban nada menos que dos
de las hijas del general Raúl Castro", señala el periodista Stephen
Gibbs para The Guardian.

Era el mismo período en que proliferaban los arrestos a empresarios
extranjeros en Cuba, entre ellos los canadienses Sarkis Yacoubian y Cy
Tokmakjian. Raúl Castro había desatado una "ola anticorrupción".

"La sensación de un destino inminente estaba creciendo día a día", dice
Purvis, que admitiría haber sido "un idiota" por no dejar la isla cuando
todavía podía. No lo decidió así porque estaba convencido de que no
había hecho nada malo.

Sin embargo, el 8 de marzo de 2012 lo detuvieron. Una flota de Ladas sin
matrícula se detuvo estrepitosamente frente a su casa al amanecer. Se lo
llevaron esposado, la cabeza entre rodillas, a una casa anónima de
estilo art decó cerca del aeropuerto. Allí, fue acusado de actuar un
"enemigo del Estado".

Purvis fue aconsejado de no contratar a un abogado y cooperar
inmediatamente. Luego fue llevado a Villa Marista, uno de los cuarteles
de la Seguridad el Estado cubana.

Uno de los oficiales de allí, cuando le informó de las reglas del lugar,
le dijo: "A partir de ahora no tienes nombre" y le asignó el número 217.

En un fragmento del libro sobre la entrada a Villa Marista se lee:

"Este lugar fue originalmente destinado a ser un seminario, pero ahora
no hay ningún signo de ninguna inspiración celestial. Dios ha abandonado
el lugar y está en las manos del lado oscuro. Aquí es donde se encierra
a los presuntos agentes de la CIA, donde los funcionarios purgados se
arrepienten y donde todos los cubanos temen pisar. Aquí es donde el
contratista estadounidense Alan Gross fue interrogado durante meses y
meses para tratar de probar que era un espía y no un activista judío.
Esta es su Lubyanka, su cuartel general de la Gestapo. Estos toscos y
verdes bloques están diseñados para extraer confesiones, reales o
fantásticas, para paralizar mentalmente a los enemigos del Estado. Tiene
una temible reputación de tortura psicológica".

"Salimos a un amplio corredor… Me empujan a una habitación de lado y me
ordenan poner todas mis cosas encima de un colchón repugnante, sucio,
manchado de mierda. Una almohada manchada con sangre es tirada en la
parte superior. Miro fijamente la sangre con incredulidad, una ola de
desesperación dentro de mí…"

"Me arrastro, ahora casi catatónico. El guardia tiene una cadena larga
que lo rodea y un enorme bastón de goma bamboleante que golpea contra la
pared mientras marcha. Todo está en silencio excepto por el goteo del
agua, el chirrido de las botas de los guardias y el sollozo de un hombre
en una celda…"

Source: 'A partir de ahora no tienes nombre': ser prisionero en Villa
Marista CubanetCubanet -
https://www.cubanet.org/actualidad-destacados/partir-de-ahora-no-tienes-nombre-ser-prisionero-en-villa-marista/

Los presos políticos son nuestra razón de ser

"Los presos políticos son nuestra razón de ser"
CubaNet entrevista a la Dama de Blanco María Cristina Labrada,
Martes, marzo 21, 2017 | María Matienzo Puerto

LA HABANA, Cuba.- Pese al aumento de la represión castrista, las Damas
de Blanco no han perdido su principal objetivo como organización de la
sociedad civil independiente cubana: exigir la liberación de los presos
de conciencia en la Isla.

María Cristina Labrada Varona, miembro del ejecutivo del movimiento,
dice cómo y porqué denuncian lo que está pasando en las prisiones:

"Además del enfrentamiento directo, que es la manera que tenemos de
decirle al régimen en su cara que sí existen presos políticos en Cuba, y
que por tanto creo que es nuestra acción más importante, está pasando
que como tenemos la facilidad del teléfono en la sede, los presos nos
llaman para plantear todo lo que les pueda estar ocurriendo".

"Las Damas de Blanco no llevamos un listado, los presos políticos son
nuestra razón de ser. Por eso tenemos el listado de la Unión Patriótica
de Cuba (UNPACU), el de la Comisión de Atención a Presos Políticos y a
Familiares, que lo lleva Francisco Lázaro que es el esposo de una Dama
de Blanco; llevamos el listado del líder Felix Navarro; el de Librado
Linares, Movimiento de Cubanos de Reflexión; el de la FANTU, que lleva
Guillermo Fariñas; el de Frente de Acción Cívica Orlando Zapata Tamayo",
agrega.

A ese grupo de organizaciones se suma el Foro por los Derechos y
Libertades, y la Asociación de Presos y Expresos Políticos en Cuba.

Las Damas de Blanco surgieron en el 2003 para exigir la liberación de
los 75 presos de la Primavera Negra. Ahora tienen un alcance nacional, y
pese a que han sostenido su postura pacífica, es una de las
organizaciones que más miedo inspiran al Estado cubano. Lo demuestran
las hordas represivas dirigidas en exclusiva contra ellas, las viviendas
allanadas, las multas que se convierten en esperas de juicios, las
amenazas a familiares y las desapariciones forzosas a las que son
sometidas arbitrariamente cualquier día de la semana.

Cuenta María Cristina sobre el hostigamiento sufrido durante la
"celebración" del pasado 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer.

"Primero hicieron un acto de político cultural en un parque cercano y
después esa mismas mujeres que estaban siendo homenajeadas fueron para
la sede y nos tiraron latas de cervezas, las mismas que se tomaron para
envalentonarse; tiraron piedras y pidieron paredón para nosotras".

Labrada Varona asegura que "cualquier preso que llame a la Sede Nacional
lo apoyamos. En caso de denuncia le grabamos la conversación y la
publicamos. Es nuestra manera de denunciar el atropello; a veces
llamamos a los familiares y les hacemos, dentro de nuestras
posibilidades, cualquier gestión que necesiten".

María Cristina se encarga de completar los listados que llegan a sus
manos con contactos de familiares o cualquier detalle que pueda faltar,
además de la fecha de detención, el supuesto delito y las observaciones
que incluyen la organización a la que pertenecen los opositores y una
breve descripción de las circunstancias en que fueron detenidos.

Las Damas que están detenidas

"Xiomara de las Mercedes Cruz Miranda, detenida el 15 de abril de 2016
por tirar octavillas, ahora está en la prisión de Matanzas, Bellote. En
el Guatao ahora están Aimara Nieto Muñoz, detenida el 11 de julio por
repartir información, y Marta Sánchez González que fue detenida mientras
se manifestaba en la Campaña #TodosMarchamos el 2 de octubre de 2016".

Pero muestra más preocupación por Yaquelín Heredia Morales, quien fuera
detenida en el Parque Central por tirar octavillas, el 15 de abril de
2016 y que permanece encarcelada en la prisión enfermos de VIH (Virus de
Inmunodeficiencia Humana), de San José de las Lajas.

"Yaquelín tiene las defensas bajas. Imagínate, si afuera en la calle uno
no tiene las condiciones para atenderse la salud, mucho menos en la
prisión y más siendo una presa política", concluye María Cristina.

Source: "Los presos políticos son nuestra razón de ser" CubanetCubanet -
https://www.cubanet.org/mas-noticias/los-presos-politicos-son-nuestra-razon-de-ser/

lunes, 20 de marzo de 2017

Stephen Purvis o la vida de un extranjero en Cuba... hasta que la Seguridad toca a la puerta

Stephen Purvis o la vida de un extranjero en Cuba... hasta que la
Seguridad toca a la puerta
marzo 19, 2017

El hogar de Purvis era una villa hermosa de los años 50, pronto llena
con sus cuatro niños. Los sábados los pasaba en la piscina de un club en
la playa. Pero el poderoso título de sus memorias, Close but No Cigar,
es su propia admisión de lo mal que la vida puede terminar bajo un
régimen comunista.
Muchos recuerdan a inicios del nuevo milenio a Stephen Purvis en las
recepciones de la embajada británica en La Habana con sus más de seis
pies, cabello gris recortado, vaso de ron en la mano, una amplia sonrisa
y buenas historias que contar, escribe Stephen Gibbs en The Guardian en
un extenso artículo que narra la odisea del arquitecto inglés en La Habana.

A Purvis le encantó Cuba, donde escapaba de la ordenada y aburrida vida
capitalista en Wimbledon. Le habían ofrecido un trabajo como director de
desarrollo con Coral Capital, una empresa de inversión y comercio, y
decidió mudarse a la isla con su esposa, dice Gibbs en el artículo
titulado 'From now on you have no name': life in a Cuban jail (A partir
de ahora no tienes nombre: la vida en una cárcel cubana) .

Coral Capital era una de varias pequeñas firmas extranjeras -casi todas
encabezadas por individuos extravagantes y aventureros- que se
instalaban en Cuba cuando el país buscaba socios internacionales después
del colapso de la Unión Soviética.

El trabajo de Purvis era buscar oportunidades de joint venture con el
Gobierno comunista cubano. Los proyectos planificados incluyeron el
primer campo de golf que se construyó en la isla desde la revolución de
1959, y la remodelación de un hotel antes glamoroso, el Saratoga.

Cuenta Gibbs que los Purvis se instalaron en una villa hermosa de los
años 50 de la capital, pronto llena con sus cuatro niños. Los sábados
los pasaba en la piscina de un club en la playa. Purvis también se metió
en el teatro, produciendo en La Habana el espectáculo de danza cubana
Havana Rakatan, que se exhibió con éxito por varios años en Londres.

Nadie, por supuesto, imaginó que esos días de gloria terminarían tan
abruptamente, con Purvis encarcelado en lo que él describe como un
"zoológico" montado para meter a los enemigos del Estado. Pero así
resultó. El poderoso título de sus memorias, Close but No Cigar, que
saldrá a la venta este 23 de marzo, es su propia admisión de lo mal que
la vida puede terminar bajo un régimen comunista.

"La última vez que vi a Purvis en La Habana fue en 2011, pocas semanas
antes de su arresto, en una fiesta de Año Nuevo (yo había sido el
corresponsal de la BBC en Cuba entre 2002 y 2007), pues la llegada del
Año Nuevo es una gran cosa en Cuba, en parte porque coincide con el
aniversario de la revolución castrista y allí estaban nada menos que dos
de las hijas del general Raúl Castro", señala Gibbs en su artículo.

Para entonces, el terror cundía entre los extranjeros haciendo negocios
en la isla. Muchos estaban susurrando que este probablemente sería su
último fin de año en Cuba. Todos conocían a alguien que había estado
atrapado en una misteriosa pero cada vez más amplia serie de arrestos.
Dos destacados canadienses, Sarkis Yacoubian y Cy Tokmakjian, habían
sido detenidos desde el verano. Un conocido empresario chileno, que
antes se jactaba de ser amigo de Fidel Castro, había sido condenado en
rebeldía a 20 años de cárcel. Y el jefe de Purvis, Amado Fakhre, el CEO
británico-libanés de Coral Capital, había sido encarcelado en octubre.

"La sensación de un destino inminente estaba creciendo día a día",
recuerda Purvis. Asegura que sería el primero en admitir que fue "un
idiota" por no dejar el país cuando todavía podía. Pero estaba
convencido de que no había hecho nada malo.

Ninguno de los extranjeros encarcelados había sido formalmente acusado
de nada, pero se suponía que estaban atrapados en la promesa del general
Castro de presuntamente "erradicar la corrupción".

En el 2010, cientos de cubanos, incluyendo ministros y altos ejecutivos,
habían sido detenidos o despedidos. La red se estaba ampliando a los
extranjeros, que también estaban infringiendo la ley al pagar a sus
empleados cualquier bonificación por la izquierda, o incluso comprarles
el almuerzo.

Purvis, que admite pagar una pequeña pensión a un ex empleado, está
convencido de que los arrestos masivos no eran en realidad sobre la
corrupción, sino la torpe purga de la vieja guardia de Fidel Castro, que
estaba siendo reemplazada por una nueva camarilla (compuesta sobre todo
de ex militares) aliada de su hermano Raúl.

El 8 de marzo de 2012 vinieron por él. Poco después del amanecer, una
flota de Ladas sin chapa se detuvo estrepitosamente frente a su casa.
Purvis fue llevado esposado, su cabeza forzada entre sus rodillas, a una
casa anónima de estilo art deco cerca del aeropuerto. Allí, fue acusado
provisionalmente de ser un "enemigo del Estado". Se le aconsejó no
contratar a un abogado y cooperar inmediatamente. De acuerdo con eso,
fue llevado a la tristemente conocida cárcel de la Seguridad cubana
conocida como Villa Marista, en lo que se describió, eufemísticamente,
como "instrucción adicional", describe Gibbs.

"Villa", como es conocida por los disidentes cubanos, es un antiguo
seminario católico en las afueras de La Habana convertido por los
castristas en centro de interrogatorio en 1963, donde utilizan técnicas
perfeccionadas por la KGB. Eventualmente, dicen, todo el mundo "canta"
en Villa. Purvis cree que él y su jefe son los únicos ingleses que han
sido llevados allí. Durante meses, se convirtió en "Prisionero 217". Su
vida fue totalmente controlada por un hombre conocido como "el
instructor". Pasaba casi cada hora del día en una celda del tamaño de un
colchón, con otros tres internos (uno de los cuales creía que era un
informante del gobierno). Los cuatro compartían una letrina abierta.

Las terribles condiciones sólo fueron atenuadas por los "juegos
psicológicos" de los interrogatorios que tuvieron lugar día y noche.
Purvis dice que fue interrogado durante horas, a menudo sobre los
detalles de las vidas de otros extranjeros en la isla. La intención era
hacer que informara sobre cualquiera que pudiera haber hecho algo
ilegal, por poco que fuera. Purvis dice que se negó a hacerlo,
probablemente ahorrando a otros expatriados (algunos de los cuales aún
viven y trabajan en Cuba) un destino similar al suyo propio. No niega
que "la tentación estaba allí", señala Gibbs.

Después de meses en Villa Marista, dice que se sentía "a la deriva",
dormía poco y estaba perdiendo su visión. Aproximadamente una vez al mes
escuchaba de un intento de suicidio cerca. La tensión en su familia era
enorme. Su esposa sufrió un colapso y tuvo que ser hospitalizada. La
anciana madre de Purvis vino a Cuba para cuidar a los niños antes de que
finalmente se tomara la decisión de que la familia se fuera del país.

En su libro, Purvis es mordaz sobre la falta de ayuda recibida de la
embajada del Reino Unido en La Habana. Ninguna escolta consular fue
ofrecida a la esposa y los hijos de Purvis el día que salieron de Cuba.

Purvis fue trasladado a La Condesa, una prisión de máxima seguridad para
extranjeros. Describe a sus compañeros allí como "un grupo mixto" de
inocentes, asesinos, violadores y narcotraficantes.

En junio de 2013 se organizó una fachada de juicio, en un proceso que
finalmente conduciría a la libertad de Purvis, al tiempo que le
convencía del carácter burlesco de la justicia cubana. Como el juicio
era secreto, no se le mostró ninguna evidencia, por lo que nunca tuvo
oportunidad de saber de qué se le acusaba o de preparar una defensa.
Purvis fue declarado culpable de transacciones ilegales en moneda
extranjera. Su condena fue de dos años y medio de duración sin custodia.
Fue puesto en libertad.

Todos sus bienes en Cuba se han perdido. El proyecto del campo de golf
en el que trabajó ha sido asumido por una empresa china. El Saratoga es
ahora considerado el mejor hotel de Cuba. Madonna celebró su 58
cumpleaños allí el año pasado. Los inversionistas de Coral Capital
todavía están tratando de recuperar su desembolso.

Después de regresar a Londres, dice que se volvió "agresivo y volátil".
Los hábitos penitenciarios eran difíciles de sacudir. Con frecuencia
llamaba a la cárcel de La Condesa para hablar con sus amigos allí.

Purvis dice que se está "recuperando ahora", y el proceso de escribir
este impactante libro de memorias, que ha sido nominado para un premio
Gold Dagger, ha ayudado a ese proceso.

En un fragmento del libro sobre la entrada a Villa Marista se lee:

"Este lugar fue originalmente destinado a ser un seminario, pero ahora
no hay ningún signo de ninguna inspiración celestial. Dios ha abandonado
el lugar y está en las manos del lado oscuro. Aquí es donde se encierra
a los presuntos agentes de la CIA, donde los funcionarios purgados se
arrepienten y donde todos los cubanos temen pisar. Aquí es donde el
contratista estadounidense Alan Gross fue interrogado durante meses y
meses para tratar de probar que era un espía y no un activista judío.
Esta es su Lubyanka, su cuartel general de la Gestapo. Estos toscos y
verdes bloques están diseñados para extraer confesiones, reales o
fantásticas, para paralizar mentalmente a los enemigos del Estado. Tiene
una temible reputación de tortura psicológica.

Salimos a un amplio corredor… Me empujan a una habitación de lado y me
ordenan poner todas mis cosas encima de un colchón repugnante, sucio,
manchado de mierda. Una almohada manchada con sangre es tirada en la
parte superior. Miro fijamente la sangre con incredulidad, una ola de
desesperación dentro de mí…

Me arrastro, ahora casi catatónico. El guardia tiene una cadena larga
que lo rodea y un enorme bastón de goma bamboleante que golpea contra la
pared mientras marcha. Todo está en silencio excepto por el goteo del
agua, el chirrido de las botas de los guardias y el sollozo de un hombre
en una celda"...

(Basado en el artículo 'From now on you have no name': life in a Cuban
jail, publicado por Stephen Gibbs en The Guardian)

Source: Stephen Purvis o la vida de un extranjero en Cuba... hasta que
la Seguridad toca a la puerta -
http://www.martinoticias.com/a/cuba-britanico-stephen-purvis-prision-libro/141336.html

Tras las rejas en Cuba

Tras las rejas en Cuba
Por Rafa -19 Marzo, 2017

Las desgracias de un 'capitalista' aprovechador que quiso hacer negocios
en la isla de los Castro y le salió el tiro por la culata.

El hogar de Purvis era una villa hermosa de los años 50, pronto llena
con sus cuatro niños. Los sábados los pasaba en la piscina de un club en
la playa. Pero el poderoso título de sus memorias, Close but No Cigar,
es su propia admisión de lo mal que la vida puede terminar bajo un
régimen comunista.

Muchos recuerdan a inicios del nuevo milenio a Stephen Purvis en las
recepciones de la embajada británica en La Habana con sus más de seis
pies, cabello gris recortado, vaso de ron en la mano, una amplia sonrisa
y buenas historias que contar, escribe Stephen Gibbs en The Guardian en
un extenso artículo que narra la odisea del arquitecto inglés en La Habana.

A Purvis le encantó Cuba, donde escapaba de la ordenada y aburrida vida
capitalista en Wimbledon. Le habían ofrecido un trabajo como director de
desarrollo con Coral Capital, una empresa de inversión y comercio, y
decidió mudarse a la isla con su esposa, dice Gibbs en el artículo
titulado 'From now on you have no name': life in a Cuban jail (A partir
de ahora no tienes nombre: la vida en una cárcel cubana) .

Coral Capital era una de varias pequeñas firmas extranjeras -casi todas
encabezadas por individuos extravagantes y aventureros- que se
instalaban en Cuba cuando el país buscaba socios internacionales después
del colapso de la Unión Soviética.

El trabajo de Purvis era buscar oportunidades de joint venture con el
Gobierno comunista cubano. Los proyectos planificados incluyeron el
primer campo de golf que se construyó en la isla desde la revolución de
1959, y la remodelación de un hotel antes glamoroso, el Saratoga.

Cuenta Gibbs que los Purvis se instalaron en una villa hermosa de los
años 50 de la capital, pronto llena con sus cuatro niños. Los sábados
los pasaba en la piscina de un club en la playa. Purvis también se metió
en el teatro, produciendo en La Habana el espectáculo de danza cubana
Havana Rakatan, que se exhibió con éxito por varios años en Londres.

Close but no Cigar, las memorias del arquitecto británico Stephen
Purvis, arrestado en Cuba en 2012.
Close but no Cigar, las memorias del arquitecto británico Stephen
Purvis, arrestado en Cuba en 2012.

Nadie, por supuesto, imaginó que esos días de gloria terminarían tan
abruptamente, con Purvis encarcelado en lo que él describe como un
"zoológico" montado para meter a los enemigos del Estado. Pero así
resultó. El poderoso título de sus memorias, Close but No Cigar, que
saldrá a la venta este 23 de marzo, es su propia admisión de lo mal que
la vida puede terminar bajo un régimen comunista.

"La última vez que vi a Purvis en La Habana fue en 2011, pocas semanas
antes de su arresto, en una fiesta de Año Nuevo (yo había sido el
corresponsal de la BBC en Cuba entre 2002 y 2007), pues la llegada del
Año Nuevo es una gran cosa en Cuba, en parte porque coincide con el
aniversario de la revolución castrista y allí estaban nada menos que dos
de las hijas del general Raúl Castro", señala Gibbs en su artículo.

Para entonces, el terror cundía entre los extranjeros haciendo negocios
en la isla. Muchos estaban susurrando que este probablemente sería su
último fin de año en Cuba. Todos conocían a alguien que había estado
atrapado en una misteriosa pero cada vez más amplia serie de arrestos.
Dos destacados canadienses, Sarkis Yacoubian y Cy Tokmakjian, habían
sido detenidos desde el verano. Un conocido empresario chileno, que
antes se jactaba de ser amigo de Fidel Castro, había sido condenado en
rebeldía a 20 años de cárcel. Y el jefe de Purvis, Amado Fakhre, el CEO
británico-libanés de Coral Capital, había sido encarcelado en octubre.

"La sensación de un destino inminente estaba creciendo día a día",
recuerda Purvis. Asegura que sería el primero en admitir que fue "un
idiota" por no dejar el país cuando todavía podía. Pero estaba
convencido de que no había hecho nada malo.

Ninguno de los extranjeros encarcelados había sido formalmente acusado
de nada, pero se suponía que estaban atrapados en la promesa del general
Castro de presuntamente "erradicar la corrupción".

En el 2010, cientos de cubanos, incluyendo ministros y altos ejecutivos,
habían sido detenidos o despedidos. La red se estaba ampliando a los
extranjeros, que también estaban infringiendo la ley al pagar a sus
empleados cualquier bonificación por la izquierda, o incluso comprarles
el almuerzo.

Purvis, que admite pagar una pequeña pensión a un ex empleado, está
convencido de que los arrestos masivos no eran en realidad sobre la
corrupción, sino la torpe purga de la vieja guardia de Fidel Castro, que
estaba siendo reemplazada por una nueva camarilla (compuesta sobre todo
de ex militares) aliada de su hermano Raúl.

El 8 de marzo de 2012 vinieron por él. Poco después del amanecer, una
flota de Ladas sin chapa se detuvo estrepitosamente frente a su casa.
Purvis fue llevado esposado, su cabeza forzada entre sus rodillas, a una
casa anónima de estilo art deco cerca del aeropuerto. Allí, fue acusado
provisionalmente de ser un "enemigo del Estado". Se le aconsejó no
contratar a un abogado y cooperar inmediatamente. De acuerdo con eso,
fue llevado a la tristemente conocida cárcel de la Seguridad cubana
conocida como Villa Marista, en lo que se describió, eufemísticamente,
como "instrucción adicional", describe Gibbs.

"Villa", como es conocida por los disidentes cubanos, es un antiguo
seminario católico en las afueras de La Habana convertido por los
castristas en centro de interrogatorio en 1963, donde utilizan técnicas
perfeccionadas por la KGB. Eventualmente, dicen, todo el mundo "canta"
en Villa. Purvis cree que él y su jefe son los únicos ingleses que han
sido llevados allí. Durante meses, se convirtió en "Prisionero 217". Su
vida fue totalmente controlada por un hombre conocido como "el
instructor". Pasaba casi cada hora del día en una celda del tamaño de un
colchón, con otros tres internos (uno de los cuales creía que era un
informante del gobierno). Los cuatro compartían una letrina abierta.

Las terribles condiciones sólo fueron atenuadas por los "juegos
psicológicos" de los interrogatorios que tuvieron lugar día y noche.
Purvis dice que fue interrogado durante horas, a menudo sobre los
detalles de las vidas de otros extranjeros en la isla. La intención era
hacer que informara sobre cualquiera que pudiera haber hecho algo
ilegal, por poco que fuera. Purvis dice que se negó a hacerlo,
probablemente ahorrando a otros expatriados (algunos de los cuales aún
viven y trabajan en Cuba) un destino similar al suyo propio. No niega
que "la tentación estaba allí", señala Gibbs.

Después de meses en Villa Marista, dice que se sentía "a la deriva",
dormía poco y estaba perdiendo su visión. Aproximadamente una vez al mes
escuchaba de un intento de suicidio cerca. La tensión en su familia era
enorme. Su esposa sufrió un colapso y tuvo que ser hospitalizada. La
anciana madre de Purvis vino a Cuba para cuidar a los niños antes de que
finalmente se tomara la decisión de que la familia se fuera del país.

En su libro, Purvis es mordaz sobre la falta de ayuda recibida de la
embajada del Reino Unido en La Habana. Ninguna escolta consular fue
ofrecida a la esposa y los hijos de Purvis el día que salieron de Cuba.

Purvis fue trasladado a La Condesa, una prisión de máxima seguridad para
extranjeros. Describe a sus compañeros allí como "un grupo mixto" de
inocentes, asesinos, violadores y narcotraficantes.

En junio de 2013 se organizó una fachada de juicio, en un proceso que
finalmente conduciría a la libertad de Purvis, al tiempo que le
convencía del carácter burlesco de la justicia cubana. Como el juicio
era secreto, no se le mostró ninguna evidencia, por lo que nunca tuvo
oportunidad de saber de qué se le acusaba o de preparar una defensa.
Purvis fue declarado culpable de transacciones ilegales en moneda
extranjera. Su condena fue de dos años y medio de duración sin custodia.
Fue puesto en libertad.

Todos sus bienes en Cuba se han perdido. El proyecto del campo de golf
en el que trabajó ha sido asumido por una empresa china. El Saratoga es
ahora considerado el mejor hotel de Cuba. Madonna celebró su 58
cumpleaños allí el año pasado. Los inversionistas de Coral Capital
todavía están tratando de recuperar su desembolso.

Después de regresar a Londres, dice que se volvió "agresivo y volátil".
Los hábitos penitenciarios eran difíciles de sacudir. Con frecuencia
llamaba a la cárcel de La Condesa para hablar con sus amigos allí.

Purvis dice que se está "recuperando ahora", y el proceso de escribir
este impactante libro de memorias, que ha sido nominado para un premio
Gold Dagger, ha ayudado a ese proceso.

En un fragmento del libro sobre la entrada a Villa Marista se lee:

"Este lugar fue originalmente destinado a ser un seminario, pero ahora
no hay ningún signo de ninguna inspiración celestial. Dios ha abandonado
el lugar y está en las manos del lado oscuro. Aquí es donde se encierra
a los presuntos agentes de la CIA, donde los funcionarios purgados se
arrepienten y donde todos los cubanos temen pisar. Aquí es donde el
contratista estadounidense Alan Gross fue interrogado durante meses y
meses para tratar de probar que era un espía y no un activista judío.
Esta es su Lubyanka, su cuartel general de la Gestapo. Estos toscos y
verdes bloques están diseñados para extraer confesiones, reales o
fantásticas, para paralizar mentalmente a los enemigos del Estado. Tiene
una temible reputación de tortura psicológica.

Salimos a un amplio corredor… Me empujan a una habitación de lado y me
ordenan poner todas mis cosas encima de un colchón repugnante, sucio,
manchado de mierda. Una almohada manchada con sangre es tirada en la
parte superior. Miro fijamente la sangre con incredulidad, una ola de
desesperación dentro de mí…

Me arrastro, ahora casi catatónico. El guardia tiene una cadena larga
que lo rodea y un enorme bastón de goma bamboleante que golpea contra la
pared mientras marcha. Todo está en silencio excepto por el goteo del
agua, el chirrido de las botas de los guardias y el sollozo de un hombre
en una celda"…

(Basado en el artículo 'From now on you have no name': life in a Cuban
jail, publicado por Stephen Gibbs en The Guardian)

jueves, 16 de marzo de 2017

Preso político con padecimiento crónico lleva más de un año sin sus medicamentos

Preso político con padecimiento crónico lleva más de un año sin sus
medicamentos
marzo 15, 2017

El activista de UNPACU, Warley Pérez Cruz, denunció en una llama
telefónica los abusos contra los reos y las condiciones deplorables de
la prisión de Guanajay, donde cumple una condena de casi 3 años de
privación de libertad.
El preso político Warley Pérez Cruz, quien padece polineuropatía
crónica, permanece sin poder tomar sus medicamentos en la Prisión de
Guanajay, donde cumple una condena de 2 años y 8 meses de cárcel.

Así lo denunció a través de una llamada telefónica que hizo a Zaqueo
Báez, coordinador de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) en La Habana.
y a la que Martí Noticias tuvo acceso.

Declaraciones de Warley Pérez Cruz
0:00:00/0:01:14 Enlace directo
Reproductor en mini ventana
Pérez Cruz, miembro de la UNPACU, fue arrestado en octubre de 2015, año
en que se le realizó juicio bajo los cargos de amenaza y desacato.
Permaneció detenido en la prisión de Taco-Taco, en la actual provincia
de Artemisa, y después fue trasladado a la prisión de Guanajay.

En la grabación, el opositor afirma que no tiene acceso a su
medicamentos desde "hace más de un año", porque cuando llegó a Guanajay,
"el jefe de la prisión (Tte. Coronel) Juan Ramón Castillo" se los confiscó.

El activista, que permanece detenido junto a reos de alta peligrosidad
que cumplen condenas de 50 y 60 años, explica que tampoco le dejan
"entrar de la calle" ningún medicamento, ni ha recibido atención médica
en el tiempo que lleva encarcelado.

Las autoridades carcelarias tampoco respetan la dieta médica que debe
recibir el activista por su padecimiento.

La prisión de Guanajay, al igual que otros reclusorios del país, está en
mal estado constructivo, con filtraciones en el techo, no tiene
ventanas, y las condiciones higiénicas son deplorables, señaló Pérez Cruz.

"Cuando golpean a los presos aquí los desmayan, dos y tres veces",
afirmó el opositor, y agregó que los que creen que en Cuba se repetan
los derechos humanos están equivocados. "Todo es mentira", concluyó.

En el 2012, un prisionero de nacionalidad india identificado como
Dalvinder Singh Jagpal firmó un video en el que denuncia las pésimas
condiciones del lugar.

Source: Preso político con padecimiento crónico lleva más de un año sin
sus medicamentos -
http://www.martinoticias.com/a/cuba-preso-politico-polineuropatia-cronica-sin-medicamentos/141092.html

Tras 11 meses en prisión, opositor denuncia abusos de un oficial del MININT

Tras 11 meses en prisión, opositor denuncia abusos de un oficial del MININT
marzo 15, 2017
Luis Felipe Rojas

El opositor Lázaro Mendoza García, de 54 años de edad, fue liberado sin
cargos por las autoridades de la cárcel de Alta seguridad de Guanajay,
provincia de Artemisa.
Once meses acusado de desacato y hoy ve otra vez La Habana bajo una
carta de libertad que le llegó el 13 de marzo, justo el día de su
cumpleaños.

El opositor Lázaro Mendoza García, de 54 años de edad, fue liberado sin
cargos por las autoridades de la cárcel de Alta seguridad de Guanajay,
provincia de Artemisa.

En la mañana de este miércoles, ya en la sede las Damas de Blanco en el
barrio habanero de Lawton, Mendoza García habló de su encarcelamiento y
reveló incluso testimonios que le ofrecieron reclusos en la prisión de
Taco Taco, también en Artemisa, sobre Orlando Zapata Tamayo y los abusos
cometidos por oficiales de orden interior contra el disidente que murió
en una huelga de hambre el 23 de febrero de 2010.

El 5 de abril de 2016 junto a otros defensores de los derechos humanos
-miembros como él del Frente de Acción Cívica "Orlando Zapata Tamayo"
(FACOZT)-, se presentó en las instalaciones de la Asamblea Nacional del
Poder Popular para protestar y exigir la liberación de los presos
políticos cubanos, el cese de los abusos policiales y la implementación
de la Ley de Amnistía, como parte de la campaña #TodosMarchamos, que
varias organizaciones opositoras convocaron entonces en todo el país.

El activista relató a Martí Noticias el derrotero carcelario que tuvo
que atravesar hasta ser liberado. "Estuve en cuatro prisiones, fue en
Valle Grande, Taco Taco, el Combinado (el Este) y ahora Guanajay",
recordó el opositor.

Una de las tantas irregularidades que ha tenido su caso, además de ser
apresado cuando protestaba pacíficamente y ser acusado de Desacato a la
autoridad, es la del dictamen de su carta de libertad.

"El motivo por el que fui liberado dice que por 'cumplimiento', o sea,
no hubo tal cumplimiento porque yo realmente no fui juzgado bajo ningún
tribunal entonces no tuve que cumplir ningún tipo de sanción", aclara
Mendoza.

En la descripción que hizo del documento oficial, expedido por el
tribunal provincial de La Habana, Mendoza destaca que su sanción es
tipificada como P/P, que significa que es un preso pendiente. "Significa
que no tiene sanción", rebatió.

La cárcel: Un infierno país adentro

Lázaro Mendoza insistió en el hecho de que Zapata Tamayo estuvo en la
prisión de Guanajay, había sido trasladado desde Taco Taco y según el
relato de algunos reclusos que aún purgan penas allí, recibió maltratos
por parte del hoy teniente coronel José Ramón Castillo –que en aquella
ocasión era el jefe del establecimiento penitenciario.

"Ese hombre, en contubernio con otros altos oficiales sigue
protagonizando actos de barbarie contra otros presos allí. Él fue el que
le dio la paliza a Orlando Zapata y allí le dio golpes a dos presos, uno
que se llama Noel y otro 'Julito', fueron golpeados con tonfas después
de haber sido rociados con gas pimienta. Esa actitud hostil es incluso
contra sus propios compañeros, él alega que está respaldado por altos
oficiales del gobierno", señaló.

Otro relato refiere al envío por cinco días a celdas de castigo contra
los presos Delsis Vives y David Dámaso por escribir una carta donde se
quejaban del comportamiento del militar mencionado.

"Estas cosas las conocí por medio de testigos que estuvieron presos
allí, que este José Ramón, alias "El Tiburón" le hizo a Zapata. Le quitó
el colchón, la ropa, lo tenía en una celda, allí en Taco Taco, que tenía
una meseta con cuatro argollas y los amarran allí para que los mosquitos
los piquen… después de haberlos escupido, mojados. Lo tuvieron allí toda
la noche".

¿Mientras estuviste allí se lo hicieron a alguno de ellos?

"Sí, allí conmigo estuvo el opositor Aurelio Blanco, que también
denunció estos hechos. Este hombre que es teniente coronel demuestra que
el gobierno cubano lo tiene allí como un instrumento represivo, no solo
a él sino a varios de ellos. En la prisión hay mala atención de salud,
porque yo estuve todo este último tiempo en celda de castigo y cuando
llaman a los funcionarios porque tienen un dolor se demoran tiempos y
tiempos. Eso ha tenido como consecuencia que las personas han sufrido
infartos y enfermedades que después han sido irreparables. Eso es así,
la mala alimentación, el maltrato que tienen con los presos, los tratan
como un animal", relató.

Finalmente Lázaro Mendoza García expresó su agradecimiento a las
organizaciones y medios de prensa que llevaron su caso al conocimiento
público. Aunque hoy hay más presos políticos que cuando ingresó hace un
año a la cárcel, se mantendrá en las calles y "en todos los escenarios
donde nuestra voz sea escuchada, que podamos dar un testimonio para que
todos esos hermanos también sean liberados como fui liberado yo".

Source: Tras 11 meses en prisión, opositor denuncia abusos de un oficial
del MININT -
http://www.martinoticias.com/a/lazaro-preso-politico-cuba/141090.html

El presidio, 50 años después

El presidio, 50 años después
PEDRO CORZO

El 23 de marzo se cumplen 50 años del cierre del Reclusorio Nacional de
Isla de Pinos. Cinco décadas no han logrado borrar de la memoria las
experiencias de los sobrevivientes de más de 15,000 prisioneros
políticos que entre 1959 y 1967 poblaron circulares, edificios,
pabellones, celdas de castigo y campos de trabajo forzado.

El próximo 26 retendremos el presidio. Quizás sea nuestro último gran
encuentro bajo la simbólica carpa de las Circulares, en consecuencia
Ramiro Gómez Barrueco está preparando una antología de Presidio,
testimonios y anécdotas, experiencias inolvidables.

Durante esos años la mayoría de los reclusos sufrieron severas palizas.
La alimentación nunca superó los niveles de sobrevivencia, condiciones
de vida precarias y jornadas de trabajo que se extendían por doce y
catorce horas, según estuviera el odio como instrumento de lucha en las
mentes de los esbirros al servicio de la tiranía.

Memoria, que no significa odios ni venganzas, sino una clara conciencia
de que el sadismo criminal de los victimarios de oficio no debe quedar
impune. Ningún gobernante o torturador de vocación debe saciarse sobre
ciudadanos indefensos.

El reclusorio nacional fue clausurado porque la dictadura fracasó en sus
propósitos de lograr por medio del trabajo esclavo, y la violencia
entronizada en el Plan de Trabajo Camilo Cienfuegos, la rehabilitación
política de los millares de hombres que tenía en esa prisión.

El régimen cerró el Presidio porque se percató que la represión, en vez
de lograr sus objetivos de "reeducar" a los presos, los reafirmaba en
sus convicciones y en cierta medida los alentaba a pasar de la
resistencia pasiva ante golpes, bayonetazos y asesinatos, a una
resistencia activa que podía escaparse del control de la guarnición.

No se pretende sugerir que el régimen actuó por miedo, no, simplemente,
como generadores de violencia, tenían conciencia que el terror tiene que
ser controlado para lograr los objetivos deseados.

También se hace esta evocación porque los prisioneros políticos están
orgullosos de haber estado encarcelados por una de las causas más justas
en la historia de la nación. Acontecimiento que por intensidad y
extensión tiene caracteres distintos a otras gestas realizadas por el
pueblo cubano sin que esto implique que el haber estado encerrados
otorga derechos y privilegios, lo contrario, la prisión es fuente de
mayores deberes para los que transitaron por ella.

El presidio fue y es expresión genuina del carácter nacional. Plural en
pensamiento político, amplio en creencias religiosas, mosaico de razas y
reflejo del espectro social.

El presidio fue contradictorio y coherente. Los orígenes y compromisos
políticos de los que lo integraron confrontaban o coincidían con los que
se estrenaban en esos avatares.

En aquella cárcel poesía y epopeya se confundían y todavía hoy, a pesar
de casi seis décadas de totalitarismo, hombres y mujeres continúan
escribiendo en las paredes de nuevas y viejas prisiones.

En presidio la muerte estaba al acecho, era una eterna, fiel y asexual
compañera lo mismo cuando dinamitaron las circulares, en el Plan de
Trabajo, o la reclusión solitaria.

La muerte o la invalidez atacaban sin piedad ni aviso. La bayoneta, el
disparo alevoso o la enfermedad no tratada, dejó a muchos entre las
rejas. El suicidio fue para algunos la razón en aquella locura
interminable. La demencia apagó inteligencias y sesgó espíritus. La
batalla fue dura, aun así continúa.

Impresos en la memoria están esbirros como Campeón y Brazo de Oro.
Pensar en ellos y sus iguales reedita requisas, hambre desesperada,
desnudez contestataria, la abyecta mojonera, trabajo esclavo, dinamita,
mutilación y muerte.

Aquello permanece con nosotros y dentro de nosotros.

Presente la ternura perdida. La juventud que se fue a galope. Las
arrugas y las canas, la vejez que al trote se apoderaba de todos.

De las playas y fiestas que no conocimos. De las novias y esposas que
fueron fieles hasta el final, pero también de las que vencidas por el
dolor y el largo andar, tomaron otro rumbo.

Cuántas pasiones mordimos con las piernas y los dientes. Cuántos no
tuvieron hijos, porque al cumplir con su deber se marchitó su cuerpo.
Todo eso, junto a los muertos, locos y lisiados, integran el inmenso
tributo que los presos políticos, hombres y mujeres, han rendido a Cuba.

Muchos están cansados. Se encuentran en las fronteras de la frustración
y decepción, pero como dijo Manuel Villanueva, hay que subir la montaña
y encontrarnos en la cima.

Es un deber vencer ese agotamiento como se hizo individual y
colectivamente en Presidio. Los compromisos no se cancelan en la derrota
sino en la victoria y los deberes nunca deben ser desechados como trapos
viejos, menos si los criminales no han pagado su deuda.

Periodista de Radio Martí.

Source: El presidio, 50 años después | El Nuevo Herald -
http://www.elnuevoherald.com/opinion-es/opin-col-blogs/opinion-sobre-cuba/article138777253.html

miércoles, 15 de marzo de 2017

Más denuncias de maltrato en prisiones

Más denuncias de maltrato en prisiones
14 Marzo, 2017 7:26 pm por Juan Gonzalez Febles


Lawton, La Habana, Juan González, (PD) Desde 1959 se han multiplicado en
Cuba las prisiones. De unas pocas decenas que había a lo largo de toda
la Isla, en la actualidad totalizan más de doscientas y está ampliamente
documentado, que estas son 'dantescas y medievales' en términos de
maltrato inferido a reclusos internados en las mismas y condiciones
materiales de vida impuestas.
Ha llegado a nuestra redacción, facilitado por el Movimiento Damas de
Blanco (MDB) la denuncia manuscrita hecha por Manuel R. Coloma León,
quien se encuentra internado en la Prisión para Seropositivos VIH-SIDA
de San José de las Lajas, en la provincia Mayabeque, sancionado a tres
años de privación de libertad por un supuesto delito de atentado en que
se dice incurrió, a partir de sus posturas contestatarias y la presión
que desde el poder se ejerce en Cuba contra quien disiente.

Refiere en su denuncia Coloma León que en el centro de reclusión citado
se les ofende, reprime y se limitan sus derechos. Se les amenaza con
golpizas, con spray urticante, se les restringen las llamadas y
contactos con el exterior y se les imponen otras violaciones y
negaciones arbitrarias de derechos, como son entre otros, la falta de
medicamentos y la atención médica deficiente, por parte de un personal
médico, que regularmente brilla por su ausencia o presta un servicio de
baja calidad.

En su misiva expone la ausencia de recursos médicos, la alimentación en
extremo insuficiente para los reclusos allí hacinados, víctimas todos de
este padecimiento (VIH) una pandemia de pronóstico mortal en la actualidad.

Esperemos que como ya la ONU ha cuestionado la participación militar en
el sistema judicial impuesto por el régimen militar totalitario
castrista, sus relatores sobre Desapariciones Forzadas, en algún momento
inspeccionen y revisen a fondo las prisiones castristas y en especial,
este centro para pacientes de VIH-SIDA en San José de las Lajas,
provincia Mayabeque.

Quizás esto contribuya a poner fin a estos y otros abusos como los aquí
denunciados. En el mejor de los casos, esclarecería las situaciones de
este corte presentes en las prisiones cubanas.

Se impone poner fin a las violaciones reiteradas a los derechos humanos
y ciudadanos en las prisiones que sostiene y sostienen al régimen
militar totalitario castrista.

En la conclusión, Manuel R. Coloma León, en su nota manuscrita, dejó
este mensaje que puede servir de colofón a esta exposición: "¡Viva Cuba
libre! No más represión, no más maltratos, no más hambre. ¡Abajo la
dictadura de Castro!"

Véase: Carta de Manuel R. Coloma León

j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González

Source: Más denuncias de maltrato en prisiones | Primavera Digital -
https://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/mas-denuncias-de-maltrato-en-prisiones/

Detención arbitraria de Tania de la Torre y Santiago Márquez

Detención arbitraria de Tania de la Torre y Santiago Márquez
14 Marzo, 2017 6:23 pm por Luis Cino Àlvarez

Arroyo Naranjo, La Habana, Luis Cino, (PD) El pasado 7 de marzo, Tania
de la Torre Montesino y su esposo, el doctor Santiago Márquez Frías,
ambos integrantes de la Red de Comunicadores Comunitarios y
colaboradores de Primavera Digital, residentes en Manzanillo, Granma,
fueron detenidos arbitrariamente durante varias horas en Las Tunas
cuando viajaban hacia La Habana.

Conducidos a la tercera unidad de la PNR en Las Tunas, fueron insultados
por los agentes, quienes sin explicaciones y sin mostrar documento
alguno, les quitaron 400 pesos que llevaban. Luego fueron trasladados a
la delegación del MININT en la provincia Granma, donde fueron nuevamente
amenazados e insultados por oficiales de la policía política, entre
ellos uno que se identificó como Marlon, quien les dijo que no iban a
viajar a La Habana hasta que a él le diera la gana.

Este hecho se suma a otras detenciones de opositores ocurridas en estos
días en las provincias orientales, en lo que parece ser una nueva ola
represiva, la peor desde la primavera de 2003, según Marta Beatriz
Roque, directora de la Red de Comunicadores Comunitarios y fuente de
esta información.
luicino2012@gmail.com; Luis Cino

Source: Detención arbitraria de Tania de la Torre y Santiago Márquez |
Primavera Digital -
https://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/detencion-arbitraria-de-tania-de-la-torre-y-santiago-marquez/

Denuncian abusos, en y desde prisiones cubanas

Denuncian abusos, en y desde prisiones cubanas
14 Marzo, 2017 6:21 pm por Juan Gonzalez Febles

Lawton, La Habana, Juan González, (PD) Noticias llegadas por vía
telefónica a esta redacción desde varios centros correccionales en
diversas regiones del país, denuncian abusos contra los internos de
estos centros por parte de las autoridades del Ministerio del Interior
(Minint) pertenecientes a la Dirección de Establecimientos
Penitenciarios de esta institución.

Hacemos referencia, al centro penitenciario El Guayabo, en el municipio
especial Isla de La Juventud y Guamajal, en la provincia Villa Clara,
entre otros.

Aunque se trata de prisioneros comunes, estos abusos violan derechos
consagrados mundialmente que amparan a reclusos, que por el hecho de
serlo, no han dejado de ser humanos, con derechos violados
consuetudinariamente.

Según uno de los denunciantes, Sergio Manuel Rodríguez Rodríguez, de El
Guayabo, dos oficiales del MININT que según presunción del denunciante,
llegaron castigados desde otras provincias, se ensañan con los reclusos
y les someten a malos tratos y abusos de forma continua.

Refiere Rodríguez, que estos servidores del castrismo por abusar abusan
hasta de menores, que no faltan en las prisiones del régimen militar.

Desde Guamajal también se denuncian abusos y tratos crueles ejecutados
por funcionarios del Minint contra la población penal allí recluida.

Esperemos que la ONU, que en su momento ha cuestionado la
'extraordinariamente amplia' participación militar en el sistema
judicial castrista, se ocupe a través de sus relatores sobre
Desapariciones Forzadas, de inspeccionar y revisar a fondo las prisiones
del régimen militar castrista. Esto pondría fin a los abusos y en el
mejor de los casos, esclarecería la situación sobre las violaciones
reiteradas a los derechos humanos y ciudadanos en Cuba.
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González

Source: Denuncian abusos, en y desde prisiones cubanas | Primavera
Digital -
https://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/denuncian-abusos-en-y-desde-prisiones-cubanas/